GEMINYS RADIO

sábado, 30 de julio de 2016

INVASOR INGLES RECONOCE VALOR DE LOS DEFENSORES DE BUENOS AIRES


INVASOR INGLES RECONOCE VALOR DE LOS DEFENSORES DE BUENOS AIRES 
 En 1806 y 1807 los ingleses fueron expulsado por los criollos del Rio de La Plata En las dos oportunidades, los invasores chocaron con hombres decididos a defender las posesiones del rey de España , aunque años más tarde muchos de esos valientes lograron darse un gobierno independiente, pero esa, es otra historia. De todos modos, la valentía del pueblo rioplatense fue puesta de relieve por el propio John Whitelocke, cuando lo juzgo una corte marcial en su país. 
 El 17 de noviembre de 1806 el propio rey de Inglaterra fue el encargado de recibir el tesoro sustraído en el virreinato del Rio de La Plata, que el virrey Rafael de Sobremonte buscaba resguardarlo en Córdoba, pero mientras huía, fue alcanzado por un piquete ingles en la villa de Lujan. Con ese tesoro en su poder, pronto lo enviaron a su país, donde fue paseado en público. Junto con ese tesoro llegó a Inglaterra el pedido de refuerzo para sostener lo conquistado. Pero la primera invasión inglesa había sido repelida el 12 de agosto por tropas al mando del francés Santiago de Liniers y Bremont.
En ese contexto, el monarca ingles dispuso el envío del refuerzo pedido. Ordeno a Sir Samuel Achmuty, al almirante Sterling y al coronel Crawford que, con 9000 hombres, 20 buques de guerra y 90 de trasportes mercantes se posesionaran de las Provincias Unidas del Rio de La Plata. Informados de lo ocurrido con sus antecesores , esa expedición militar decidió ocupar la indefensa Montevideo, donde esperaron al general Baird que desde el Cabo de Buena Esperanza venía en auxilio de Beresford , que ya había sido vencido por Liniers .
Dueños de Montevideo y la Colonia del Sacramento cruzaron el Rio de La Plata con 9000 hombres al mando de Whitelocke y el 28 de junio desembarcaron en la Ensenada de Barragán. Enterado del suceso, Martín Thompson, que por entonces ocupaba la capitanía del puerto dio aviso a Liniers quien de inmediato organizó a sus tropas para salir a su encuentro por el puente de Gálvez. Sin embargo, la vanguardia inglesa guiada por un residente norteamericano Guillermo White, eludió el enfrentamiento cruzando por el Puente Chico, posesionándose en los Corrales de Miserere. Detrás de ellos fue Liniers y en un desordenado ataque sus fuerzas se desbandan. De todos modos, con algunos efectivos se replegó a la Chacharita de Colegiales mientras los dispersos volvieron a la ciudad sumándose a los planes de defensa del alcalde Martín de Alzaga.
En la ciudad se cavaron trincheras en las calles principales, donde se emplazaron cañones casa se convirtió en un bastión, reforzándose sus ventanas , preparando armas y proyectiles de toda clase, como también grasa y agua hirviendo para repeler al invasor. Liniers de regreso a la ciudad animo a los defensores y pidió la rendición de jefe inglés, que desoyó esa primera intimación y en un movimiento envolvente cayó sobre la Plaza Mayor y el Fuerte. Sin embargo, en el trascurso de un combate generalizado los ingleses fueron vencidos por segunda vez. Habían perdido 2500 hombres entre muertos y heridos. Whitelocke que había sido intimado a evacuar el Rio de La Plata, al tomar conocimiento de su derrota el 7 de julio firmo la Capitulación comprometiéndose a dejar Buenos Aires, devolver los prisioneros y retirarse de Montevideo y los puertos d l Litoral en el término de dos meses. Así terminaba la aventura colonialista, mientras entre los criollos crecía la idea de darse un gobierno propio, habida cuenta de la victoria obtenida y eso estaba a su alcance, faltaban apenas tres años para lograrlo.
 Para el oficial ingles whitelocke los malos momentos todavía no terminaban con la vergüenza de su derrota por un ejército improvisado. De regreso a su país debió comparecer ante una Corte Marcial que lo halló culpable de la derrota. Para esa Corte su actitud había provocado decepción en la corona británica, que vio frustrada sus ambiciones expansionistas, además del desprestigio de sus fuerzas armadas vencidas por tropas bisoñas, Y por eso sería castigado. La Corte Marcial que lo condeno a la pérdida del grado y ser alejado de los servicios del rey estuvo presidida por el general Medows. En su descargo el oficial derrotado señaló que ¨era imposible luchar con un pueblo, en el que cada casa era un fuerte y cada habitante un defensor de su libertad, llevado al heroísmo¨. 

sciosciagerardo@gmail.com

Vistas a la página totales