GEMINYS RADIO

Vistas a la página totales

lunes, 14 de septiembre de 2015

GRAN FIESTA GRAN


GRAN FIESTA GRAN 
 Y una gran fiesta se armo en el boliche ¨ El Pentagrama ¨ de doña Fusa. El blanco salón donde recibiría a sus invitados, se encontraba decorado con varios alambrados de cinco hilos, que nacían bien afirmados en la pared izquierda y terminaban en la opuesta. 

La primera en llegar, aunque parezca mentira, fue doña redonda, ella muy gordita se vino desde lejos de cuatro a cuatro pasos, para rápidamente ocuparse su espacio. Claro, en semejante reunión no podía faltar doña Blanca con su cabeza elíptica y sostenida por un cuerpito delgado, pero digámoslo aunque se enoje, era apenas un palito. Ellas se vinieron de a dos, aunque después, llagó doña Negra y tampoco vino sola, no iba a ser menos que sus amigas y entonces, trajo a sus otras tres hermanas que, como ella, tenían también la cabeza elíptica y oscura sobre su flacucho cuerpito.
 En lo mejor de la reunión, vino doña Clave de Sol brillante ella y, aunque llegó después de sus parientas, se puso primera a la izquierda. De la misma familia Clave no pudieron venir algunos muy viejos y achacosos que prefirieron quedarse en casa para mejor oportunidad. Pero quien no quiso faltar a la cita fue don Fa y allí se presentó saludando a todos con tono grave y cavernoso, para luego alinearse también a la izquierda, debajo de su compañera.
 Aunque todavía faltaba que llegaran más integrantes de la familia de Fusa, Clavedesol y Clavedefa dijeron que ellos serían los primeros en comenzar la danza, por lo que se debió espera al resto de los invitados.
 El deseo de ambos se cumplió. Fue entonces que, cuando llegaron las hermanas Corcheas, que eran ocho, cada uno comenzó a ocupar sus lugares. Detrás y ligeritas aparecieron las Semicorcheas que, diminutas duplicaban en cantidad a sus antecesores.
Si vieran que linda se iba poniendo la reunión. El bullicio se alzaba por todos los rincones de la blanca sala donde doña Fusa recibió a sus invitados. De pronto, se presentó don Silencio con toda la prole que saludaron a una por una de las invitadas.
¨Mucho gusto de vernos dijo la Deredonda que seguidamente dio paso a sus hermanos Deredonda, Deblanca, Denegra, Decorchea, Desemicorchea, Defusa y Desemifusa, que en cuanto terminaron con el saludo protocolar, se volvieron mudas nuevamente y fueron a un rincón a esperar que se las convoque cuando fuese necesario acallar los sonidos en esa reunión.
 El caso de don Puntillo es muy especial. Cual si fuera una luciérnaga que enciende y apaga su luz de a momentos, bailoteaba sobre las cabezas elípticas para sumarle un poco de valor a toda la parentela. En esa fiesta tan particular el número de asistentes, se aumentaba o disminuía de acuerdo a las ganas de aparecer que tuviera don Puntillo, que al parecer, nunca anda con muchas ganas de trabajar, según contaron sus parientes más cercanos. Cuando llegaron todas las hermanas fusas, la reunión iba promediando. El cotorreo entre ellas y las integrantes de la familia Corchea era cada vez mayor.
 Y que les cuento como se puso la reunión, cuando llegaron los componentes de la familia Semifusa. Eran muchas más que las fusas que apenas sumaban 32 y como ellas la duplicaban en número y con un hablar tan ligerito, parecían trinos de pájaros.
 No habían terminado de acomodarse todos los asistentes, cuando se presentó don Bemol junto a su amigo Sostenído. Llegaron tan bien vestidos que generaron admiración entre la concurrencia.
 Colmada la sala de recibo, cada cual fue ocupando su lugar y, mientras eso ocurría, dos sorpresivos Toc Toc dados por doña Batuta los puso en alerta y en movimiento, apareciendo así el primer Do, que se fue alterando con los Re o Mi mezclado con los Fa y los Sol, que junto con los La y Si comenzaban a sonar de modo armonioso.
Segundos las, notas se mezclaban entre si, entonces al igual que sucede cuando se descorcha una botella de champaña las burbujas allí encerradas se liberan y comienzan ascender lentamente a la superficie y de igual modo esos sonidos agradables al oído, se alzaron por todos los rincones del boliche de doña Fusa.

 Sciosciagerardogmail.com