GEMINYS RADIO

Vistas a la página totales

martes, 22 de octubre de 2013

PRESENCIA UNITARIA EN LA BATALLA DE OBLIGADO

PRESENCIA UNITARIA EN LA BATALLA DE OBLIGADO 
 En 1844 año en que el general José de San Martín redacto su testamento, indicando en una de sus cláusulas se el entregue su sable al brigadier don Juan Manuel de Rosas, aun no se había producido la batalla de Vuelta de Obligado. Era su voluntad que ese sable que la había acompañado en toda la guerra de la independencia de la America le fuera entregado al mencionado Rosas ¨ como prueba de la satisfacción que como argentino he tenido, al ver la firmeza con que ha sostenido el honor de la República Argentina contra las injustas reclamaciones extranjeras que trataron de humillarla ¨. Fue entonces en la localidad bonaerense de San Pedro que destinatario de semejante obsequio mostró una vez más que el veterano general no se había equivocado al señalarlo como defensor de la Soberanía Nacional .
Pero esa batalla mostró otras cosas. En efecto mientras que desde las cuatro baterías levantadas por orden del Restaurador y puestas al mando de Lucio Mansilla, se intentaba detener el avance de la flota anglo francesa a costa de la sangre criolla Bartolomé Mitre navegaba por el río Paraná en un buque invasor francés. Con el propósito de llagar a la provincia de Corrientes que se había alzado contra el poder de Buenos Aires. En esa provincia hubo un levantamiento general encabezados por Márquez, Murguiondo y Nicanor Cáceres ayudados por Bentos González presidente de Río Grande ( Brasil), los que pusieron al mando del movimiento a los hermanos Juan y Joaquín Madariaga y allí llevaba ayuda la flota invasora.
Era el mismo joven Mitre, que con apenas 14 años de edad sus padres lo pusieron bajo las ordenes de Prudencio Rosas para que en la estancia el ¨ Rincón de López ¨ aprendiera las rudas tareas rurales en las que no prosperó. Pocos años más tarde y enrolado en el liberalismo se encuentra exilIado en Montevideo con otros unitarios, los que desde allí conspiraban contra Buenos Aires. Es en la Banda Oriental donde siguió la carrera militar en el arma de artillería y en 1844 se incorpora al ejercito antirrosista del General José María Paz. Se encontraba en esos menesteres cuando en 1843 conoce al aventurero José Garibaldi quien con sus hombres y junto a franceses y emigrados argentinos combatían al presidente uruguayo Manuel Oribe. Por entonces Mitre contaba con 22 años y afirmaba que Garibaldi ejercía sobre su imaginación ¨ una especie de fascinación, que me atraía irremediablemente por las hazañas que de él había oído relatar y por una especie de misterio moral que lo envolvía ¨. Al parecer, admiraba a un mercenario y saqueador que no dudó en cometer todo tipo de tropelías en el litoral argentino.
CON LA PREPOTENCIA DE LOS CAÑONES INGLESES Y FRANCESES 
 Entre tanto, la flota anglo francesa se apodera de las naves de la Confederación que estaban ancladas frente a Montevideo y al mando del almirante Guillermo Brown, quien tenía ordenes de Rozas de ¨ no producir alborotos y embicar los barcos al puerto ¨ de ser necesario. El valiente almirante se encontraba con los cañones descargados y cumpliendo la orden impartida, cuando imprevistamente la escuadra invasora abrió fuego contra los barcos argentinos, alcanzando la metralla a los buques ¨ San Martín ¨ y ¨25 de Mayo ¨, los que junto con el ¨9 de Julio ¨, ¨ Maipú ¨ y el ¨ General Echagüe ¨ fueron apresados, izando en los mismos las banderas francesas e inglesas, aunque luego, esos barcos, fueron entregados a Garibaldi quien puso el Pabellón Oriental. Rosas, que entendió que los propósitos de los invasores era lograr la libre navegación de los ríos interiores y además ayudar a la provincia de Corrientes remontando el Paraná, mando a encadenar ese curso de agua a la altura del recodo conocido como Vuelta de Obligado, ubicado en la localidad bonaerense de San Pedro . Allí también hizo levantar cuatro baterías que puso al mando del general Lucio Mansilla. Fue en ese lugar que el 20 de noviembre d e1845 se enfrentaron las tropas al mando de Mansilla con la flota agresora, compuesta por unos 20 buques de guerra seguidos por otros 50 mercantes. Luego de varias horas de combate el convoy logra pasar, no sin antes sufrir enormes daños y si bien no es nuestro propósito extendernos en ese hecho, apuntamos que del lado argentino hubo unos 250 muertos y algo más de 300 heridos, mientras que las bajas de los enemigos sumaron unos 150.Por otra parte otros 42 barcos mercantes apostados en Ibicuy, prefirieron retornar a Uruguay.
 En esa oportunidad el valor demostrado por los milicianos no pudo contra el moderno armamento con el que estaban dotados esos barcos, en unos de los cuales se encontraba el artillero Mitre. El paso de esa flota fue saludada con alegría por los unitarios exiliados en Montevideo. En diciembre de ese año, y en un articulo el periódico ¨ El Comercio Del Plata ¨ expresaba que ¨ Saluda a las banderas europeas que han vuelto a cubrirse de gloria en el Paraná¨. Por su parte, José Luis Bustamante secretario de Fructuoso Rivera escribió que ¨ el Paraná quedo abierto con la sangre inglesa y francesa y escarmentado al dictador severamente ¨. Así pensaban sobre quien había defendido la soberanía nacional.
 TESTIMONIO DE SU PRESENCIA 
 Es el presbítero Carlos Ruiz Santana autor del libro ¨ Apuntes de San Pedro ¨ quien da detalles de presencia de Mitre en Obligado. El libro referido es producto de una serie de notas publicadas por el mencionado religioso en 1917, y por ese entonces que consultó al antiguo vecino de San Pedro Gerardo Bozzano sobre ese particular si ¿Venía Mitre como militar, espectador o a combatir ?. La respuesta de Bozzano fue que si bien no recordaba el nombre del buque, el mismo era francés y que venía combatiendo la tiranía de Rosas.
 En otro párrafo relata que ¨ en abril de 1893 Mitre volvió a Obligado en compañía de un selecto cortejo de vecinos quienes allí, de viva voz escucharon la más interesante de las conferencias históricas sobre el combate del Paso del Tonelero, desarrollada por el testigo ocular que fue historia viva de nuestra patria ¨¨. En su relato, prosigue diciendo que Hizo desfilar ante sus miradas las cuevas, el punto de apoyo de las famosas cadenas de gruesos y pesados eslabones, estudio con ellos de nuevo los puntos estratégicos del combate, la posición de las fuerzas del general Mansilla y enseñoles todo aquello que hoy se repite de padre a hijos envueltos ya en una densa bruma y salpicado con las creaciones de geniales fantasías ¨. En esa ocasión ¨ las damas sampedrinas ofrecieron sus respetos al general Bartolomé Mitre en la casa habitación de Don Manuel Molina y fueron presentadas por la Srta. Delia Novillo, que obsequio al general un precioso ramo de flores ¨. Al momento, no encontramos otro testimonio sobre el paso del general Bartolomé Mitre por ese d recodo defendido con sangre argentina, como tampoco, si el militar en su posterior visita enumero las muertes producidas por los invasores.

 sciosciagerardo@gmail.com