GEMINYS RADIO

Vistas a la página totales

miércoles, 21 de octubre de 2009

EL CASO GUGGENHEIM-BILBAO

http://www.wokitoki.org/wk/282/el-caso-guggenheim-bilbao
El caso Guggenheim-Bilbao (*)
Por WKTK // 21 de octubre de 2009
Entrevista a Miren Eraso
El efecto Guggenheim: Bilbao, New York, Bilbao
es el título de la charla que la historiadora de arte Miren Eraso
dará hoy a las 20 en el Túnel 4 del CCPE
Nos cuenta que a principios del siglo pasado, su bisabuela vino a trabajar a Rosario. Pero luego regresó a su tierra vasca.
Apenas llegada, sin acostumbrarse todavía al cambio horario con su San Sebastián, en una mesa de café y vereda, la historiadora de arte Miren Eraso acepta adelantarnos algo de la charla que dará en el CCPE.
Miren nos dice: “A doce años de su inauguración, el impacto urbano provocado por el Guggenheim-Bilbao es enorme. Por un lado ha cambiado la fisonomía de la ciudad. Digamos que el Guggenheim conlleva una reurbanización de la zona centro de Bilbao. Una zona donde convivían el centro industrial, las viviendas familiares y el sector bancario. Bilbao está situada en un valle, pero bastante encajonada Impregnada de un color gris, desde arriba sólo se veía humo, era una ciudad no amable para quien llegaba de afuera, pero que no dejaba de tener encanto para sus habitantes cotidianos.
El Guggenheim convierte un área industrial en un área de servicio. En ese nuevo proyecto, inteligentemente, la ciudad pasa a mirar al río después de haberle dado la espalda. El Guggenheim es un elemento primordial en ese diseño urbano. Se sitúa al lado de uno de los muelles de lo que era el puerto pero desaparecen todos los elementos de la época industrial. Podrían haber reconstruido Bilbao a partir de esa memoria industrial, pero eso ha quedado borrado. Como ha quedado borrada la mayoría de la historia de las ciudades españolas.
Y pegado al Guggenheim se han levantado edificios de otros arquitectos famosos, se ha hecho un paseo al costado del río, una recuperación para la ciudad que hubiera sido impensado hace 30 años.
En cuanto a tu pregunta sobre si es casualidad de que el autor de EuroDisney, sea el mismo arquitecto que proyectó el Guggenheim. Visto desde hoy, no.
En su momento no sé, sé que el jurado ha tenido otros proyectos, el proyecto de Frank Ghery era finalista sin ser el que más se destacaba. Pero en su momento el consejero de Industrias impuso la resolución a favor de Ghery. Fue la decisión de alguien que venía del mundo de las finanzas quien determinó el titanio iba ser el emblema de lo nuevo, de la riqueza, de eso que sea convertido en un monumento a la modernidad. Es la catedral del siglo XXI, un lugar donde los poderes fácticos representan el poder que tienen. En este caso es un museo, pero bien podría ser un estadio de fútbol. Pero funciona.
Funciona al generar autocomplacencia; que quizás es uno de los mayores problemas que tiene el Guggenheim: la autocomplacencia del ciudadano que siente tan satisfecho de tener en su ciudad una maravilla. Es un efecto negativo; pero desde el punto de vista del poder es un gran logro: conseguir acallar muchas críticas.
El Guggenheim crea un falso consenso, crea un espacio urbano que no es político, que no genera conflicto porque es un espacio urbano solamente para la contemplación. No está pensado para la acción. Y eso no es democrático, creo que la ciudad y los espacios públicos deben ser espacios donde se presenten y resuelvan, por que ellos están en la vida. Un espacio sin conflictos es un espacio muerto.
Lo que sucede dentro realmente no interesa, a gente va a ver un edificio y a tener una experiencia con el edificio. No importan las obras expuestas. Se han hecho desfiles de trajes de Armani, el contenido no es importante para el Guggenheim.
El Guggenheim-Bilbao nació con la paradoja de que la franquicia surge en un momento en que el Guggenheim-Nueva York tiene una crisis muy grande y tiene que cerrar su centro en el Soho. Y deciden generar la venta de franquicias a precios desorbitados. En el caso de que el Guggenheim decida irse, Bilbao se queda con el edificio y con unas cuantas esculturas, de una colección que está pensada con los criterios de Nueva York. Bilbao se queda con un trocito del gran pastel.

(*) Adelanto de una entrevista a Miren Eraso que WKTK publicará pronto.